close

  • Ser fiel a mi Patria, la República de Polonia
  • ACTUALIDADES

  • 18 de septiembre 2018

    El 17 de septiembre del 1939, las tropas soviéticas invadieron Polonia cumpliendo lo dispuesto en un anexo secreto del Pacto Ribbentrop-Molotov, firmado por el Tercer Reich y la Unión Soviética el 23 de agosto del 1939. El acuerdo soviético-alemán planeaba dividir el territorio de Polonia entre los dos estados totalitarios. La Unión Soviética se comprometió a apoyar a Alemania en sus operaciones militares contra Polonia.

    Como el motivo formal para justificar la agresión soviética hacia Polonia, se ha señalado el hecho de que después de la invasión alemana el estado polaco había desaparecido ya que su gobierno había dejado la capital, es decir Varsovia. Así mismo las autoridades soviéticas han considerado todos los acuerdos bilaterales como inválidos, entre otros el acuerdo de no agresión soviético-polaco del 1932. En realidad hasta el 17 de septiembre las autoridades de República de Polonia todavía estaban en el territorio de su país y también el presidente Ignacy Mościcki en su mensaje a la nación había llamado la actuación de la Unión Soviética como un acto de agresión. Sin ninguna duda el comportamiento de la URSS fue una violación tanto los acuerdos bilaterales entre dos estados como el derecho internacional.

     

    El Ejército Rojo ha encontrado resistencia de parte de los polacos en la ciudades como: Wilno, Grodno y Lwów. Tanto allí como en otros lados del territorio oriental de la antigua II República de Polonia se observaba varios casos de violencia rusa hacia los prisioneros de guerra y civiles. Para justificar su intervención en Polonia las autoridades soviéticas apoyaban los ataques y crímenes de los ucranianos y bielorrusos contra la gente polaca.  

     

    La segunda guerra mundial fue un evento más traumático en la historia de Polonia. Hasta hoy sus consecuencias tienen un gran impacto en la política exterior del país. A pesar de que desde septiembre del 1939 pasaron ya 79 años, los polacos como una nación cuidan mucho el recuerdo de esos acontecimientos. La guerra que había empezado en la madrugada del 1 de septiembre del 1939 por el ataque del Tercer Reich a la República de Polonia fue el conflicto caracterizado por más actos de barbarie y genocidio en todos los tiempos. No hay ningun otro conflicto con tantas víctimas, pérdidas materiales y caracterizado también por la violación absoluta de todas las normas morales y éticas.

     

    Foto: 17.09.1939 – invasión soviética a Polonia. Los soldados alemanes y soviéticos en la linea de demarcación. 

     

    Print Print Share: