close

  • Ser fiel a mi Patria, la República de Polonia
  • ACTUALIDADES

  • 31 de agosto 2018

    Hace setenta y nueve años con la agresión alemana contra Polonia inició la Segunda Guerra Mundial.

    En la mañana del 1 de septiembre de 1939, las tropas del Reich alemán cruzaron la frontera polaco-alemana. Aunque durante la guerra defensiva de Polonia en 1939, el ejército polaco tuvo que reconocer la superioridad del invasor, la batalla perdida fue solo el comienzo del enfrentamiento en la guerra de los soldados polacos en los frentes de la Segunda Guerra Mundial.

     

     

    El 1 de septiembre a las 4:45, las tropas alemanas comenzaron a implementar el plan de ataque a Polonia bajo el nombre clave de Fall Weiss en el Frente con una longitud de 1600 km. Un punto especial de resistencia en el primer día de la guerra fue el depósito militar en Westerplatte; al cual, fue defendido por la tripulación polaca durante una semana.

     

    De acuerdo con las suposiciones de los comandantes alemanes, llevar a cabo una guerra relámpago (llamada Blitzkrieg) iba a ser una forma rápida para empujar el ejercito polaco a la defensiva, rodeárlo y derribárlo. En vista del mayor número de tropas enemigaso, las tropas del Ejército Polaco se vieron obligadas a retirarse profundamente en el país ya en los primeros días de la campaña, aunque las suposiciones temporales del plan Fall Weiss no se implementaron por completo.

     

    La declaración de guerra en el Reich alemán por Francia y Gran Bretaña el 3 de septiembre de 1939 despertó esperanzas de alivio de los aliados. Las demostraciones entusiastas tuvieron lugar en todas las grandes ciudades polacas. En realidad, las autoridades militares y civiles de ambos países no iniciaron acciones militares decisivas contra Alemania, rompiendo así los compromisos aliados. La llamada “Guerra Extraña” terminó solo con la invasión alemana a Francia en la primavera de 1940.

     

    El ataque de Alemania contra Polonia supuso no solo una conquista territorial, sino también la pacificación de la población y la aniquilación de su inteligencia. El bombardeo de Wieluń, así como de otras ciudades polacas, en las primeras horas del conflicto, causó pérdidas significativas entre la población civil. La eliminación de las élites sociales polacas fue discutida por los alemanes durante la conferencia en Jełowa el 12 de septiembre de 1939. El plan de aniquilación de los intelectuales polacos, en el llamado Intelligenzaktion, formó parte de la acción AB (Außerordentliche Befriedungsaktion) que el Reich alemán implementó consistentemente en su ocupación de los años subsecuentes.

     

    A pesar de la significativa superioridad militar del enemigo y del ataque de las tropas soviéticas al territorio polaco, el 17 de septiembre de 1939, las unidades del ejército polaco resistieron ferozmente. La batalla de Kock fue el último choque en la llamada “Campaña de Septiembre”.


    Aunque el 6 de octubre de 1939 las tropas polacas depusieron las armas, las unidades de dicho ejército todavía lucharon con Alemania, lo cual continuó la resistencia y llevó a cabo acciones contra los invasores alemanes. Un ejemplo de esto, fue la División del Ejército Polaco bajo el mando del Mayor Hubal.

     

    En los territorios polacos, los ocupantes comenzaron un exterminio masivo de las personas que los habitaban, que perduró prácticamente hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Los invasores nazis siguieron un programa de exterminio masivo de la población judía, un terror universal y la represión de las manifestaciones de cualquier resistencia, cuyo efecto fue la muerte de muchos millones de ciudadanos polacos.

     

    La fallida estrategia defensiva de Polonia en 1939 no puso fin a la resistencia en el país. A pesar de la represión de parte de ambos ocupantes, ya el 27 de septiembre de 1939, se estableció el Servicio para la Victoria de Polonia. Las estructuras secretas del movimiento de resistencia polaca se convirtieron en el estado secreto más grande de la Europa ocupada, y los polacos emprendieron la lucha con el invasor en diferentes frentes, contribuyendo finalmente a la victoria de los Aliados y al final de la Segunda Guerra Mundial.

     

    Print Print Share: